Música y esoterismo: Maurice Ravel

Adelantamos una semana nuestro trabajo por coincidir el último jueves de marzo con la festividad del Jueves Santo. La sesión de música esoterismo de este mes tendrá lugar el jueves 22 de marzo a las 20:00 horas. No lo hemos premeditado, pero Maurice Ravel nació en este mes; un 7 de marzo de 1875 en el País Vasco francés – y murió en 1937. La composición principal que hemos elegido la inició antes de la primera Guerra Mundial. Su experiencia en el frente será la causa de unos cambios que podemos observar en la misma. Pero a pesar de tratarse de una composición fúnebre en el título y en las dedicatorias a soldados caídos en Verdún de cada una de sus partes, Le Tombeau, mantiene siempre el color y la viveza de su compositor que parece manifestar el triunfo de la vida por encima de la devastación. Ravel fue muy amigo del compositor al que dedicamos la sesión anterior, Debussy y, igual que éste, fue un gran amigo de todo lo español en particular de tres músicos españoles Ricardo Viñes, Falla, Albéniz.

Alejandro Granell va a interpretar el siguiente

elenco:

  • Le Tombeau de Couperin (selección):
    Prélude
    Forlane
    Minuet
    Rigaudon
  • Pavane pour une Infante défunte
  • Jeux d’eau

El tema que hemos elegido es un concepto genérico donde tienen cabida varias doctrinas y multitud de fenómenos que no sabemos interpretar, pues el ocultismo vendría a ser ese fenómeno inevitable que ocurre entre los seres humanos cuando nos sentimos rodeados del misterio. Resulta tan confusa la realidad cuando miramos a fondo que siempre nos queda la sospecha de percibir solo las apariencias, la cáscara no el miajón, que diría nuestro Chamizo, reflejos en el agua como tan bien nos hace oír Ravel.

El ocultismo, las ciencias ocultas o las artes ocultas es el estudio de diversos conocimientos y prácticas que desde la antigüedad pretenden estudiar los secretos del universo más allá de lo medible y establecido por la ciencia tanto sobre el mundo como sobre el interior, aunque para muchos se trataría simplemente del gusto por el misterio en general, el más allá de la muerte, los fenómenos y las explicaciones  paranormales. Para una sociedad dogmática y religiosa todo esto se identifica con el diablo y sus cultivadores son perseguidos.

s2Member®