Este viernes en cineforum

girasoles

LOS GIRASOLES

Último de los tres films realizados en los años 60 por Vittorio De Sica al servicio de la pareja cinematográfica de éxito formada por Sophia Loren y Marcello Mastroianni. Escriben el guión Tonino Guerra y Cesare Zavattini con la colaboración de Giorgi Mdivani. Se rueda en escenarios reales de Ucrania y Rusia. Es nominado a un Oscar (banda sonora), gana un David de Donatello (actriz, Loren). Producido por Carlo Ponti y Arthur Cohn para C. C. Champion (Roma) y Les Films Concordia (Paris), se estrena el 14-III-1970 (Italia).

La acción dramática tiene lugar en Nápoles y alrededores, en el frente ruso (1942-44) en localizaciones próximas al Don, en una pequeña población innominada de la región y en Moscú, a lo largo de un largo período de tiempo que abarca desde 1942 hasta aproximadamente 1952. Antonio “Anto” Bagliatti (Mastroianni) y Giovanna (Loren) se conocen, se enamoran y se casan aprovechando un permiso militar de boda de 12 días, tras los cuales él es trasladado al frente ruso como soldado de uno de los regimiento de la Divisione Alpina Julia. Antonio, de 32 años, electricista, natural de Bellosguardo (Salerno, Campania), trabaja en la región de Nápoles, donde vive con su madre viuda (Carena). Se ha resistido durante años al matrimonio. Giovanna, napolitana, hija de un barbero ya fallecido, se gana la vida como modista. Tiene una lengua viperina, habla elevando el tono de voz y gesticula a la napolitana.

El film suma drama, romance e historia. Es el primero que una productora occidental rueda en Rusia. Explora los sentimientos humanos de dos jóvenes unidos por un sincero amor a primera vista, que se ven separados por una guerra incomprensible y un desplazamiento del muchacho a extrañas tierras rusas, inhóspitas e inusuales. Presta especial atención a los sentimientos de incertidumbre, capaces de impulsar en el ser humano el despliegue de esfuerzos inmensos en tareas inverosímiles de búsqueda de información. El ser humano enfrentado a dudas durante un tiempo prolongado tiende a tratar de superarlas a costa incluso de sacrificios y esfuerzos personales importantes.

Explora las complejas relaciones entre amor y agradecimiento. Analiza comportamientos humanos derivados de actitudes de lealtad, generosidad y fidelidad. El amor sincero entre dos personas se puede ver interrumpido por causas no deseadas, situadas más allá de la capacidad humana de gestión y desligadas de cualesquiera connotaciones egoístas, desconsideradas o irrespetuosas. El amor de pareja no siempre es permanente e inmutable, no siempre es para toda la vida, no siempre puede superar todo tipo de contrariedades, no siempre se disuelve por desafecto, infidelidades o deslealtades.

El relato es sinceramente realista. Reflexiona a partir de la realidad, que trata de observar, describir y, en la medida de lo posible, explicar. No le interesan los elementos argumentales fantasiosos o imaginarios. Esta actitud no impide, sin embargo, que el realizador ofrezca imágenes cargadas de simbolismo, como la multitud de niños a la carrera que acompañan a los recién casados a la salida de la iglesia, la bandera roja desplegada en doble imagen sobre el campo de batalla de la estepa rusa, el busto de maniquí de la casa de la modista, los soleados campos de girasoles, los paisajes de nieve, frío, guerra y muerte, etc. El girasol, enamorado del sol, simboliza aquí el amor humano de pareja.

La banda sonora, de Henry Mancini, nominada al Oscar, ofrece una partitura de tonos melancólicos y líricos. Compuesta de 10 cortes, destacan los titulados “Loss of Love” y los descriptivos “Masha’s Theme” y “Giovanna”. El corte “Love in the Sand” respira alegría y pasión. El tema principal, de gran belleza, es el de amor (“Sunflowers”), que se ofrece interpretado pausadamente al piano.

Los girasoles es una de las más bellas historias de amor del cine. Marcello Mastroianni y Sophia Loren bordan sus interpretaciones. Si ella está genial en su papel de Napolitana sin pelos en la lengua, él , lo está también, tanto cuando calla (su rostro es capaz de expresar todas las emociones), como cuando habla.

Tiene emotivas y bellas escenas que nos atrapan y nos hacen compartir la historia. Su banda sonora envolvente y oportuna es un broche de oro.

Hoy en Cineforum

AplenosolA pleno sol (René Clément)

Comentarios de espectadores:

Relato con varias adaptaciones al cine, de la mano de realizadores como la italiana Liliana Cavani o el alemán Wim Wenders, fue versionado por primera vez por René Clément en 1960, en pleno apogeo de la “nouvelle vague” y con ella alcanzó Alain Delon la fama. La adaptación de la novela “El Talento de Mr. Ripley” de la escritora norteamericana Patricia Highsmith también fue versionada posteriormente en 1999 por Anthony Minghella (El Paciente Inglés) con Matt Damon de protagonista, pero ninguno de ellos lo ha conseguido plasmar en la pantalla tan magníficamente como Clément, que pocos años después consiguió el Oscar de la Academia por la película “Juegos prohibidos".

La novela de Patricia Highsmith, se convirtió en manos de Clément, en un film luminosamente siniestro, con un memorable trabajo de sus principales actores, empezando por un estupendo Maurice Ronet (En el papel del playboy Philippe Greenleaf, perfecto), y un poco por encima un Alain Delon, en estado de gracia (que realiza a la perfección el papel de Tom Ripley), un siniestro personaje, con una gran capacidad calculadora, maquiavélico, y que al verse despreciado una y otra vez, no dudará ni un instante en llevar a cabo su plan. “A pleno sol”, tiene además en el reparto a la hermosa Marie Laforet, una cantante de la que nunca se supo con claridad si lo era mejor que actriz. 

“A pleno sol”, es sin duda un argumento apasionante, que René Climent sabe llevar a la pantalla con frialdad y distancia, sin efectismo baratos y practicando un psicologismo basado en el análisis de los pequeños detalles. Una más que recomendable película que en su día demostró que Europa, podía arrebatar a Estados Unidos la hegemonía del género negro.

La acción se desarrolla en Italia y somos partícipes de las andanzas y la buena vida que se lanzan el multimillonario heredero Philippe Greenlaf (Maurice Ronet) y su amigo Tom Ripley (Alain Delon).
El intrigante desarrollo de la acción (las airadas escapadas del inteligente Ripley y usando sus meticulosos métodos) es la espina dorsal de la película, que consolida el talento de Ripley como uno de los personajes más sólidos de la novela negra contemporánea.


La película tiene un aire del cine de Hitchcock muy logrado y fue el inicio de Alain Delon en su caracterización de "beaux tenebraux" (preciosa palabra). La intriga alcanza hasta el final, se consigue una gran atmósfera de thriller, creando el indiscutible interés y seguimiento por el espectador, sin que el paulatino e inteligente enrevesamiento de la trama obstaculize para nada la verosimilitud de su desarrollo.
Fue una película muy popular en su día y no me cabe duda en calificarla un clásico de su género en el cine galo.

(FilmAffinity)


Hoy viernes, en cineforum, veremos “Descalzos por el Parque”

DescalzosUNA COMEDIA QUE TE HARÁ REIR Y QUIZÁS PENSAR

¿Cómo lograr que, una película rodada en escasos sets, y donde el tema central es la vida privada de una pareja de recién casados resulte, además de interesante, hondamente divertida? Lo primero, creo yo, es tener bagaje teatral para hacer que los sets signifiquen y se integren plenamente a la personalidad de los protagonistas. En esto, el realizador Gene Saks era un canchero, pues tenía un largo y exitoso historial, en Broadway, como actor y director. Resultado: los sets de este filme tienen vida propia, pues funcionan en plena conjunción con lo que sucede y con lo que sienten Paul y Corie, la pareja protagonista… e incluso con lo que, no siente, la querida y divertida suegra Ethel. Después, hay que contar con un escritor conocedor de la vida marital, que entienda de roces y emociones, de intromisiones y de cálidos sentires, y que posea un lenguaje fluido, mordaz, rico en matices y en tonadas… En esto, Neil Simon era otro gran talento. Venía de una larga experiencia televisiva y empezaría aquí una larga trayectoria que cosecharía éxitos tan apreciables como “La extraña pareja”, “Sweet Charity” o “La chica del adiós”. Y finalmente, hay que escoger un grupo de actores con suficiente histrionismo para la comedia. Redford, Fonda, Boyer y Natwick, daban la medida, y pusieron alma, vida y sombrero en unos personajes que les calzan a la perfección. 


Con todo ello, pasamos 106 minutos que motivan sonrisas, unas cuantas carcajadas y otras gratas emociones, mientras nos sentimos partícipes del lío de un par de noveles que se ve abocado a acoger a la agridulce suegra que se aparece en casa cuando ellos están recién desempacados para la vida en pareja. Cuando entra en el juego el singular Víctor Velasco, la diversión sube de tono y el filme se resuelve, sin tropiezo alguno, haciéndose de un buen fardo de deliciosas situaciones, con personajes encantadores. 


Con filmes así, se hace llevadero todo desencanto que nos ofrezca la vida, pues se da uno cuenta de que sólo se trata de intentar ver de nuevo, de decir sin remojo lo que se siente y de tener muy en claro que la vida de pareja se traza, en mucho, para el crecimiento, y un poco menos, para la búsqueda de placer. 


Robert Redford luce muy entonado como el correcto y mesurado abogado –“estirado” según le dice Corie-, quien parece desentonar con el entusiasmo y el desenfado de su linda esposa. Jane Fonda resulta encantadora con ese aire desenvuelto y con esa facilidad para adaptarse al mundo… aunque esto mismo le cause luego dificultad para aceptar el carácter remiso de su querido esposo. Mildred Natwick (actriz muy apreciada por John Ford), tiene aquí uno de sus mejores roles como la madre inquisidora que termina teniendo su “affaire de una noche” con el singular vecino. Y Charles Boyer es el latino de exótica culinaria, con un largo historial en las lides femeninas, y dispuesto a llevar encanto a la vida de los Bratter.

¡No te la pierdas! La pasarás muy gratamente.

Luis Guillermo Cardona

Este semana, primera de septiembre, veremos “Delitos y faltas” de Woody Allen

Película del Año: 198delitos_y_faltas9.  Duración: 104 min.

Hoy viernes 5 (A LAS 20:00 HORAS) Alberto Morales Uribe presentará en el Ateneo el film de Woody Allen, "Delitos y faltas", una de las preferidas de este cineasta. Magníficas interpretaciones de Martin Landau, Angélica Huston. Mía Farrow y Alan Alda. Sobre todo los dos primeros.
Sinopsis: Judah (M. Landau) y Cliford (W. Allen) son dos hombres enfrentados a sendos dilemas morales de diferente gravedad. Cuando Judah, un reputado oftalmólogo, pretende poner fin a  una antigua relación extraconyugal, su amante (A. Huston) se niega y le amenaza con arruinar su vida contándole todo a su esposa. Según Jack, hermano de Judah, la única solución es acabar con ella. Por su parte Cliford, como director de documentales, se ve forzado a rodar una película laudatoria sobre su cuñado, al cual detesta.

 

 

En el Cine Forum disfrutaremos de Kramer contra Kramer

"KRAMER CONTRA KRAMER (1979) - 104 min.El film narra la historia de un importante ejecutivo de publicidad (Dustin Hoffman), que en un momento dado es abandonado por su esposa (Meryl Streep), viéndose obligado a ocuparse de su pequeño hijo, y al mismo tiempo dedicarse al trabajo. En dicha situación debe sumir el papel de padre y de madre, tratando de acostumbrar al niño de esta doblé función.
Cuando al fin logra controlar la situación, las cosas se complican porque reaparece la madre reclamando la custodia del niño.

Impresionante interpretación de Dustin Hoffman, y también de Meryl Streep, aunque en un papel mucho más breve".

Aun para quienes la hayan visto, merece una segunda visión que va a permitir captar infinidad de matices que no recordaréis. Animaros a dar una vuelta mañana por el Palacio de Camarena (Gral. Ezponda, 9 -1º).
s2Member®